Contacta connosco no mail bibliotecatrazo@yahoo.es



domingo, 11 de marzo de 2012

La Fórmula preferida del profesor de Yoko Ogawa.

En el Club de Lectura de "profes" hemos leído últimamente La Fórmula preferida del profesor de Yoko Ogawa. (Más información abajo a la derecha). Hemos compartido lectura con otros miembros de un Club de lectura virtual, desperdigados por la geografía española, organizado por Isi , y hoy nos toca publicar una reseña, en castellano, sobre la obra. Lo hacemos encantad@s. Ha sido una experiencia fantástica que esperamos repetir.

Reseña: La Fórmula preferida del profesor de Yoko Ogawa.

Una exquisita técnica en el relato los hechos y en la presentación paulatina de personajes engancha al lector desde el principio de la novela. La autora combina con éxito esta delicadísima construcción de las acciones con frecuentes elipsis. A menudo faltan datos, se sobreentienden momentos vividos que como lector@s debemos recomponer. La reelaboración de estos datos se hace con facilidad, pero lamentamos esa ausencia en el relato de ciertas anécdotas, que resultarían tan gratificantes. Nos preguntamos si este “abuso” de la elipsis es propio de la narrativa oriental o japonesa.

El profesor de matemáticas, eje central de la novela entorno al cual giran los otros personajes, posee una memoria de 80 minutos, aunque es capaz de recordar su vida anterior al accidente sufrido en 1975. Una mujer, narradora de la historia, entra a trabajar para él, contratada por su cuñada, viuda, que vive aislada en el otro lado de la misma casa. También el hijo de la empleada de hogar establece una relación muy cercana con el profesor, que adora a los niños.

La acción que sucede en el tiempo inmediato o actual está constituida por la convivencia del profesor con la cuidadora/cocinera/limpiadora y su hijo. A pesar de la limitación del profesor, la adaptación y la paciencia de estos dos otros personajes crean un ambiente familiar y de camaradería , de cariño y respeto. Sentimientos no mostrados abiertamente en ningún momento sino contenidos a lo largo de toda la novela, expresados en actitudes y hechos. La contención de las emociones ante los demás, característica asignada tradicionalmente al pueblo japonés, se confirma una y otra vez en los comportamientos de los personajes de la novela.

La acción que ha sucedido en un tiempo anterior se va desvelando progresivamente de manera muy sutil. Es la historia de amor entre el profesor y su cuñada. Los sentimientos del profesor son indudables y se van desvelando a través de los hallazgos de la trabajadora del hogar. Los sentimientos de ella no son abiertamente desvelados, pero condicionan su relación con la empleada. Son sus celos contenidos los que provocan el conflicto en la novela. Además, se insinúa un posible adulterio el día del accidente en el que el profesor pierde la memoria, e intuimos el debate interno de la viuda que se siente culpable, pero a la vez ha de reconocer que ha amado al profesor toda la vida (solo desde ahí entendemos su decisión final y su relación con la narradora).

La ciencia matemática ocupa un papel central en la novela. Es la pasión del profesor, desde ahí entiende el mundo y soporta su penosa situación existencial. Constituye la redención de la trabajadora del hogar y de su hijo; este decide dedicar su vida a la enseñanza de las matemáticas. Compone la demostración de amor que la viuda recibe del profesor, hasta por dos veces. En el pasado, con la dedicación de toda su obra matemática. En la actualidad, fusionando y actualizando las dos acciones de la novela, a las que me he referido, con la demostración matemática preferida del profesor, que conlleva la solución al conflicto en la novela y a su conflicto interno. Mediante esa fórmula él es capaz de expresar sin palabras que no debe dudar del amor que él siente por ella, y ella por fin es capaz de comprenderlo y asumirlo. (Sobre la fórmula, recomendamos ver http://www.aeromental.com/2006/09/04/belleza-matematica/). La viuda comprende que nada debe temer ante la presencia y buena relación del profesor con la trabajadora y su hijo. Su relación es bella y adecuada tanto en la forma de llevarse a cabo (“el método”) y en los beneficios que a él le ha otorgado esta relación (“el desenlace”). Como en la fórmula, elementos que no guardan aparentemente relación se han combinado para crear un hermoso resultado, sin nada que esconder, ocultar o de lo que avergonzarse.

El profesor es uno de esos personajes que queda grabado en la mente de l@s lector@s para siempre. Con él nos emocionamos en cada capítulo de la novela, hacemos nuestros sus agobios, sus risas, sus tristezas y su incomprensión ante el mundo que nos rodea. Realmente inolvidable este profesor, sufridor y desmemoriado. Conocerle ha sido un inmenso placer muy recomendable.

9 comentarios:

Patricia O. (Patokata) dijo...

Un verdadero acierto llegar hasta este libro cuyos personajes son entrañables!!
Muy buena reseña!

Saludos!!

BIBLIOTECA TRAZO dijo...

Gracias Patricia. Pues es la primera vez que me animo a participar en un Club de Lectura en Red y me ha parecido bien interesante. He curioseado por tu blog, ya había leído tu reseña, y me doy cuenta que debería corregir la mía, donde digo "desperdigados por toda la geografía española" debería decir "por toda la geografía de habla hispana" o algo así. Gracias por tu positivo comentario. Un saludo. (Asun)

Isi dijo...

Hola Asun: llego con un día de retraso a comentarte, espero que me perdones!!
Pues sí, estamos desperdigados por toda la geografía del mundo mundial, jeje.
Un placer haber compartido la lectura conjunta y, como dices, un placer haber conocido a estos personajes, que van a ser difíciles de olvidar!
Muchos besos!!

lammermoor dijo...

Hola, Asun. Me has aclarado el gesto del profesor; sabía que con aquella fórmula resolvía de forma tajante el problema pero no sabía muy bien que quería decir.
Esto es lo bueno de las lecturas compartidas (aunque sea la primera vez que participo en una) que entre todos podemos llenar "los huecos"

BIBLIOTECA TRAZO dijo...

Isi, me ha tocado publicar en domingo. Me hago cargo de que ayer te tocaba un poco de descanso. Bastante has hecho con organizar todo este tinglado.

Lammermooor, para mí también es la primera vez como miembro de un Club de lectura en la Red. Lo estoy disfrutando mucho. No soy especialista en Matemáticas y, tras investigar un poquito en el asunto de la fórmula de Euler, sumado a una interpretación metafórica de la misma, me he animado a elucubrar esa interpretación sobre el asunto de "la fórmula". (Asun)

Lupa dijo...

: Hola Asun,
Es curioso, a mi el profesor no me genera esos sentimientos, no es uno de esos personajes que perdurará en mi memoria literaria, o eso creo. Sí es cierto que me resulta entrañable, en ocasiones achuchable, pero no hasta el punto que quererlo como mío.
El libro en general, es una delicia.
Besos
Lupa

BIBLIOTECA TRAZO dijo...

Esto es lo bueno de compartir lecturas y comentarlas. Siempre otros puntos de vista te enriquecen y te interpelan. Gracias por pasarte y comentar.

Carmen dijo...

Me ha encantado la reseña! Yo también disfruté mucho con la lectura y es una lectura sin duda muy recomendable. Y estoy de acuerdo, el profesor inolvidable!
Besos,

Myriam Morán dijo...

Asun, una reseña preciosa. Me ha encantado participar en el club y poder conocer y apreciar mejor a los personajes y la novela.
MYR